Futur Sostenible

 El modelo EBC: de la empresa a la escuela

Por Maria Leticia Cedrola Spremolla.*

Frente a los problemas que sufre nuestro planeta y la humanidad, reflejados en los ODS-AGENDA 2030, los y las diferentes agentes de la sociedad debemos trabajar para generar cambios que los mitiguen. Y unas de las principales agentes de cambio son las organizaciones, empezando por las empresas comerciales/industriales/servicios (por la naturaleza de sus actividades). También debemos considerar los centros educativos, entidades municipales, gubernamentales, nacionales, internacionales. Todos y todas forman parte del cambio y en especial las personas.

Por tanto, es fundamental generar organizaciones más humanas, que tengan implícito en su ADN organizacional el desarrollo sostenible. Este implica comprometerse con tres conceptos esenciales: económico, social y medioambiental, lo cual se denomina triple impacto.

De acuerdo a su definición, el desarrollo sostenible busca satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones del futuro. La estrategia de sostenibilidad permite alinear los propósitos y objetivos de la empresa con su diferente grupo de interés:

  • Accionistas,
  • Inversores/financiadores
  • Proveedoresç
  • Empleados
  • Clientes y
  • Entorno

Así como con los ODS-AGENDA 2030.

De esta manera, las organizaciones pueden establecer un contrato social con su entorno. Esto significa adquirir un compromiso con la sociedad y el planeta contribuyendo a su cuidado y desarrollo.

Resulta vital generar un cambio en la cúspide de las organizaciones, a nivel de los accionistas, inversores, ejecutivos/directivos. Estas personas deben crear conciencia y compromiso sobre la importancia que tienen las organizaciones de triple impacto. Asimismo, deben contemplar las motivaciones de las personas trabajadoras y observar el entorno en cuanto a aspectos sociales y medioambientales. Para luego diseñar entre todas la estrategia y objetivos hacia la sostenibilidad.

Los nuevos modelos económicos nos aportan un marco teórico y herramientas para conducir a las empresas al siguiente nivel, con la intención de incorporar en sus temáticas:

  • la igualdad de género,
  • justicia social,
  • motivación de sus trabajadores y
  • el interés por el planeta y su cuidado.

Cuando nos referimos a empresas, estamos considerando todo tipo de organización, independientemente del tipo de actividad que desarrollen. En esta ocasión, por ejemplo, nos centraremos en los centros educativos, lo cuales poseen características propias con respecto a su estructura organizacional, estrategia y objetivos.

Partiendo de la idea de ser agente de cambio, los centros educativos tienen una labor fundamental: orientar a los niños y jóvenes a ser profesionales hábiles y honestos, y ciudadanos responsables y solidarios. De esta forma, estaremos más cerca de alcanzar los ODS-AGENDA 2030.

 

QUÉ VALORAR EN CADA GRUPO DE INTERÉS

Al aplicar la estrategia de sostenibilidad, debemos considerar nuestro grupo de interés, ya que es importante que el mismo se encuentre alineando con nuestras intenciones de sostenibilidad. Para ello es vital conocer a nuestros accionistas, inversores/ financiadores, proveedores, empleados, clientes y entorno.

Debemos analizar los siguientes aspectos según cada grupo de interés:

  • Accionistas/inversionistas: es primordial el cambio de mentalidad para la creación de nuevas organizaciones, no considerar únicamente la rentabilidad.
  • Financiadores: es importante conocer en qué invierten sus ganancias (de forma ética), y debemos aspirar a trabajar con la banca ética.
  • Proveedores: conocer de qué forma desarrollan su actividad, si consideran importante los temas sociales y medioambientales.
  • Empleados: compromiso con la igualdad de género, motivación y desarrollo personal y profesional, formación, desarrollo de conciencia y responsabilidad medioambiental.
  • Clientes: diseño de productos/servicios, actitud ética frente al consumo, impactos ambientales, fomentar el dialogo directo con estas personas.
  • Entorno: publicar informes transparentes, generar un diálogo activo con su grupo de interés, fomentar valores de transparencia y participación democrática como la base de una sociedad culta.

 

EBC en el aula

 

La Economía del Bien Común (EBC, C. Felber 2010) representa un nuevo modelo económico que nos permite desarrollar la sostenibilidad en las organizaciones. Nos permite aplicar en las empresas la filosofía del triple impactó, y además nos proporciona herramientas prácticas, como la matriz del bien común y el balance del bien común.

La EBC nos permite introducir en los centros educativos los siguientes contenidos de trabajo:

  • Educación emocional: aprender a reconocer los sentimientos a tomarlos en consideración y hablar acerca de ellos
  • Educación ética: enseñar los distintos valores y a discutir sobre ellos para generar una inteligencia critica, también aspectos de los valores inconscientes
  • Educación comunicacional: aprender a escuchar y comprender con respeto y a responder sin atacar, ni desvalorizar al otro, discutir objetivamente
  • Educación para la democracia: mantener presente el concepto de democracia, participando, asumiendo responsabilidades, decidiendo y co-diseñando todos los aspectos de la vida pública
  • Educación para descubrir la naturaleza: conocer las plantas, los animales, el agua, piedras, comprender el efecto curativo de la naturaleza en nuestro cuerpo y alma
  • Conocimiento del cuerpo: desarrollar una relación con su cuerpo, considerando también hacia el cuerpo de otras personas y seres vivos
  • Aprender a aprender
  • Competencias sociales y cívicas
  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor
  • Conciencia y expresiones culturales
  • Según la UNESO, competencia para la sostenibilidad: pensamiento sistémico, anticipación, normativa, estratégica, colaboración, pensamiento crítico, autoconciencia y competencia integrada de resolución de problemas

 

LOS 5 EJES DE LA AGENDA 2030

La Agenda 2030 gira en torno a cinco ejes: Planeta, Personas, Prosperidad, Paz y Alianzas. Las organizaciones pueden situarse detrás de alguno de ellos, contribuyendo así a concretar la AGENDA 2030.

  • Personas: se refiere a poner fin a la pobreza y el hambre en todas sus formas y dimensiones; lograr que todos los humanos puedan realizar su potencial con dignidad e igualdad en un medio ambiente saludable. Incluye los ODS 1, 2, 3, 4 y 5
  • Planeta: Proteger el planeta contra a la degradación, incluyendo el consumo y la producción sostenibles, la gestión sostenible de los recursos naturales y medidas urgentes para hacer frente al cambio climático, de manera que pueda satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y futuras. ODS 6, 12, 13, 14 y 15
  • Prosperidad: todas las personas puedan disfrutar de una vida prospera y plena. El progreso económico, social y tecnológico puede producirse en armonía con la naturaleza. Incluye los ODS 7,8,9,10 y 11
  • Paz: se refiere al ODS 16, que apunta a propiciar sociedades pacíficas, justas e inclusivas, que estén libres del temor y la violencia. No puede haber desarrollo sostenible sin paz, ni paz sin desarrollo sostenible.
  • Alianzas: se centra el ODS 17, y apunta a la creación de una alianza mundial para el desarrollo sostenible. En generar un espíritu de mayor solidaridad mundial que se centre en las necesidades de las personas más pobres y vulnerables, con la colaboración de todos los países, todas las partes interesadas y todas las personas.

Las características más relevantes de la Agenda 2030 son la llamada a la acción para todos los países; el lema de “no dejar a nadie atrás”; y que la integridad de los 17 ODS resulta complementaria a la universalidad, lo cual impide priorizar unos sobre otros o considerarlos aisladamente.

Las organizaciones definirán su estrategia. En función de ella, año tras año actuarán encolumnadas a los ODS que consideren; es decir, que el proceso es lento, y pasa por fijar objetivos concretos a realizar.

 

 Conclusiones:

  • Los centros Educativos son una organización empresarial como cualquier otra.
  • Diseñan y aplican sus estrategias y objetivos para desarrollar su actividad.
  • Poseen su propio grupo de interés, con características e intereses propios.
  • El desarrollo sostenible lo pueden impartir de doble forma, por medio del contenido académico y a través de la propia organización.
  • Aplicación de nuevos modelos económicos como la EBC permite a los centros educativos implementar los contenidos en las aulas y las herramientas del modelo (matriz y BBC).
  • ODS-AGENDA 2030: en este caso también existe un doble compromiso, impartiendo conocimiento acerca de los ODS y alinearse con ciertos ODS.

 

Si te interesan estos temas y te parece de vital importancia trabajarlos con tu alumnado para lograr entre todos un mundo más justo, equitativo y cuidar nuestro planeta, te dejamos un ejemplo audiovisual que se desarrolló en el IES Honori Garcia de la Vall d’Uixó, para generar en los jóvenes la iniciativa de emprendimiento a través de la EBC:

Ponte en contacto con nosotros a través del correo: proyectos@novessendes.org

 

*Economista por la Universidad de Ciencias Economicas y Administración (UDELAR) de Uruguay y con formación en Gestión mediambiental (ISO 14001), ODS y EBC.

Email
LinkedIn
Facebook
Twitter

Altres entrades

 El modelo EBC: de la empresa a la escuela

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Economía del bien común en educación